¡Nos vemos en el cielo!

Yo sé que ya te tocaba volar, yo lo puedo entender… aunque mi corazón se llene de tristeza y es que pude ver y vivir junto a ti la ilusión de ser novia, esperando a su esposo amado…de verlo con ojos de amor y reírse al ver cómo se desafía al tiempo, y ver cómo se le puede jugar la vuelta al destino, porque había un corazón lleno de rencor por los errores del pasado, pero hace un año, con libertad de alma y libre corazón, más bien se le veía celebrando su amor junto a él.

Y no es que no había nostalgia o tristeza, a momentos se sentía un poco de sentimiento y cómo no, al ver a su amado enfermo e intentando disimular su dolor. Pero ahí estaba ella, ilusionada por ponerse vestido blanco, emocionada por maquillarse, llena de alegría de ver a los invitados llegar y darle la mano y el beso a su amado, entregar anillos, que por muchos años habían usado, pero ahora con la bendición de Dios (como Dios manda decía mi mariposa), ese amor se celebró y yo fui parte de ese gran momento y del cortejo de la ceremonia, tuve muchas conversaciones con mi mariposita antes de marcharse, y les cuento que ella marcó mucho mi vida, porque al final de eso se trata la vida, que podamos dejar una huella en las personas a nuestro alrededor.

Mi abuela María murió hace un año,  y meses antes me decía lo mucho que ella iba a disfrutar estar con Jesús, cantaba con gran emoción esta canción que dice …“Oh Jerusalen, que bonita eres calles de oro, mar de cristal… Por esas calle yo voy a caminar, calles de oro y mar de cristal”…

Cuando la recuerdo, puedo pensar en la alegría que debe sentir al estar en la presencia de Dios y eso llena mi corazón.

20140420_110032

Elbert Hubbard dijo: “No se tome la vida demasiado en serio; nunca saldrá usted vivo de ella”, y al respecto puedo decirles que debemos tomarnos muy enserio el entregar nuestra vida a Jesús, para que podamos recibir una vida eterna, más allá de la muerte y más allá de todo, Dios nos espera con los brazos abiertos y creo que puedes salir victorioso, y ni la muerte nos podrá separar del amor de Dios que es en Cristo Jesús.

  • Perdona
  • Ama
  • Sonríe
  • Confía
  • Suelta
  • Disfruta
  • Llora

Pero no descuide lo más importante, vive todos los días en el amor de Dios. ¡Abre tú corazón a él!

Porque para mí el vivir es Cristo y el morir es ganancia. (Filipenses 1:21)