¡Renuévate!

Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, y renueva un espíritu recto dentro de mí. (Salmo 51:10)

Pensaba mucho en esta semana, en las cosas que muchas veces queremos hacer, pero que no realizamos y en las personas que quisiéramos llegar a convertirnos, porque hay situaciones que sabemos que podrían mejorar si cambiáramos un poco la forma de verlas y afrontarlas; pero muchas veces en ese deseo y anhelo se nos va la vida.

Deseo tener un mejor sueldo, deseo tener un mejor trabajo, una mejor casa, un auto más moderno, una relación más estable, un mejor carácter, pero muy pocos de esos deseos o sueños que tenemos van a las conversaciones con Dios; este versículo impactó mucho mi vida y es que es una petición a Dios donde se pide un corazón limpio y un espíritu recto renovado, realmente yo creo que eso es lo que necesitamos para afrontar todo lo que se venga, necesitamos pedir correctamente; porque cuando le permitimos a él que trabaje en nuestros pensamientos, corazón, alma y espíritu él se apodera y nos hace mejores personas y todo lo que una vez soñamos ser, en Dios lo podemos lograr.

Aprende a descansar en Dios y que ese sea tu clamor, todos los días al despertar; Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, y renueva un espíritu recto dentro de mí.

Dios bendiga sus sueños, planes y renueve tu vida.