Cerca de Jesús

Hace unos años sentí escribir esto, me acuerdo que en medio de retos personales y profesionales podía sentir la bendición, seguridad y una fuerza sobrenatural que me guiaba y ese amor que se siente solo cuando uno está cerca de Jesús.

“Mil y un motivos para estar de pie, pero la sonrisa deja de existir, las manos se alejan y el sol se opaca… Eso es lo que pasa cuando yo estoy lejos de ti, todo se empieza a volver gris, dime ¿Qué hago? Para no olvidar cuando estoy junto a ti es un deleite incomparable y que ese es mi lugar, se que es necesario que me recuerdes tu amor, yo en mi debilidad solamente quiero tu presencia en cada instante de mi vida y no alejarme de ti, escribe tus leyes en mi mente y mi corazón, arranca de mi todo lo que esté estorbando, para seguirte a ti sin pensarlo todos los días de mi vida.

¡Para pensarte cada día, para suspirar de tanto amor que me das!

Alguien existente con un toque de realidad y suave compasión, lleno de perdón que es palpable cada día no hay nada que haga falta si él conmigo está y las veces que no he sentido su favor es porque yo me he alejado, porque él me amó primero. No es un sueño, es mi realidad, flores y campos de hermosura e inmensidad se transforman en cualquier espacio, porque él lo llena todo en todo.

Y dijo algo tan importante, pero no van a estar solos; el Espíritu Santo los acompañará, guiará y consolará todos los días de su vida.

Es por eso que estar cerca de Jesús, ha sido mi mejor opción y solo en su abrazo es donde puedo encontrar refugio seguro”.

Pero en cuanto a mí, el acercarme a Dios es el bien; he puesto en Jehová el Señor mi esperanza, para contar todas tus obras. Salmos 73:28

18912258-a475-4953-8e1c-d36e712a77de

¡Recuérdame todos los días lo bello que es estar junto a ti!

¡Acércate, Él te está esperando!