Cuando lo conocí

Una de las cosas que más me gusta hacer en mi tiempo libre es jugar fútbol, me encontraba en una etapa de mi vida muy bonita, cerca de Dios, en la universidad, trabajando en uno de los mejores lugares para trabajar (los que me conocen lo saben), dónde me divertía estar a solas, y por sobre todo muy segura de mí misma y dando pasos firmes y confiada, esa época de verano y sé que muchos lo han vivido donde todo por sí solo se da y sin tanto esfuerzo; donde excusamos el mal comportamiento de los demás y en medio del tráfico sonríes, mientras todo el mundo se desespera.

Unos dos años atrás tomé decisiones muy trascendentales que me llevaron a orar, por ese hombre que Dios tenía para mí. Un tiempo muy bonito en buscar la presencia de Dios, en el bus, en leer siempre un libro que fuera edificante, en medio de tanto tráfico me acepté y me amé. Estuve leyendo libros con un enfoque diferente, porque pude entender que no se basaba en buscar a la persona correcta, que tuviera todas o la mayoría de cualidades que me interesaban, sino en primero ser yo la persona correcta, esforzada, sincera, paciente, y para eso mi corazón debía estar sano, preparado y debía ser formado. Ahora bien, volvamos a ese partido de fútbol en Moravia; unos amigos en común nos presentaron, pero luego de eso no hubo nada diferente, regresé a mi casa después de la “mejenga” e inmediatamente tenía una invitación en facebook de él, bueno claro que la acepté, posiblemente me lo topé muchas veces, pero poco a poco empezamos a coincidir en conciertos y actividades con amigos en común y comenzó nuestra conversación de nunca acabar, y la mejor historia de mi vida.

¿Tan Joven y te vas a casar?, ¿Está segura que hacen pareja? , ¿Enserio, lo amas? ,…Deberías ver mejor el menú… ¿Y cuándo se casan? , No creo que estén tan maduros para tomar esa decisión… ¡hey, usted no sabe en lo que se está metiendo!

Para todo hay un tiempo, como dice la palabra y creo que cuando ponemos a Dios de primero en nuestra vida, nada ni nadie podrá contra ese plan trazado. Si estás soltera, disfruta de tu soltería que es una etapa hermosa, de búsqueda y de conocernos aún más. Y no tengas miedo a amar.

Hoy puedo decirles que soy muy feliz, no porque un hombre me haga feliz; la felicidad la encuentro en Dios todos los días de mi vida y Dios me enseñó a disfrutar de cada momento al lado de mi esposo que es una bendición y un regalo de Dios, puedo decir que desde antes de conocer a Byron ya estaba orando por él y preparando mi corazón porque Dios me dijo que tenía algo grande para mí.

Debemos ser valientes damas en espera, que no nos conformemos con poco, que siempre esperemos lo mejor, porque Dios planeó lo mejor; lo puedo confirmar cada vez que veo sonreír a mi esposo.

18951342_1507339475952822_4580198029155081995_n

Hace poco una amiga me preguntó, ¿Esa vida de casada, es como esperabas?

Y con mucha sinceridad le contesté:

“No es color de rosa ni nada, es la vida real, pero la vida real es linda”